Fernández recibió a Lula y coincidieron en "profundizar la relación estratégica"

El presidente de la Nación mantuvo un encuentro bilateral con su par de Brasil en donde ratificaron la vigencia del Mercosur, además de unificar criterios de cara al futuro de ambos países.

Los presidentes de Argentina, Alberto Fernández, y de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, coincidieron en "profundizar la relación estratégica" entre ambos países, además de impulsar el crecimiento del Mercosur, del cual son los principales socios, y también unificaron críticas hacia el expresidente Jair Bolsonaro.

Durante una declaración conjunta a la prensa en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno, después de haber mantenido una reunión bilateral, Fernández calificó de "maravillosa" la jornada con su par brasileño y subrayó que es el "origen" de una "vinculación estrecha mucho más profunda que durará por las próximas décadas".

"Todos saben del cariño profundo y admiración que siento por el amigo Lula", señaló el mandatario, al tiempo que dijo que "es un líder y un gran estadista".

Asimismo, recordó haberlo visto "hace ya 20 años iniciar un proceso político que sacó a millones de personas brasileña de la pobreza" en su país y también "liderar en los años que fue presidente también a la región" latinoamericana.

Por eso, Fernández manifestó que "se está dando inicio a otra etapa" con esta reunión bilateral y remarcó que "nos siguen vinculando exactamente los mismos problemas y las mismas necesidades que teníamos" en el comienzo de la relación diplomática, hace 200 años.

"Por Brasil pasó (el ex presidente Jair) Bolsonaro y por Argentina pasó (el ex mandatario Mauricio) Macri y los desafíos que tenemos son muy parecidos", puntualizó.

Al respecto, enumeró que el "primer desafío es consolidar la democracia y las instituciones".

En ese momento, el Presidente, mirando a Lula, le dijo: "Quiero que sepas querido amigo que desde Argentina vamos a estar siempre a lado y no vamos a dejar que ningún beligerante ataque la democracia y a las instituciones de Brasil".

"No vamos a dejar -insistió- que ningún fascista se lleve de arriba el ataque a la soberanía popular. Nos conocemos y sabemos que nuestros pueblos no quieren odio sino libertad y diálogo, y también quieren bienestar y justicia".

El jefe de Estado rescató que "si hay algo que tenemos en común es la necesidad de integrar a la América latina", y agregó que hablaron de la "mayor integración de los países, de fortalecer, hacer más eficiente y potenciar el Mercosur".

Además, puso de relieve que se habló de "volver a poner en marcha a la Unasur", el bloque regional que funcionó en tiempos de los expresidentes Néstor Kirchner y Cristina Fernández, como así también de "aprovechar la reunión de mañana -por hoy- de la Celac con el propósito de favorecer la integración de la región".

Energía

En otro tramo de su declaración, propugnó "organizar un entramado energético que garantice el desarrollo de nuestros pueblos", además de resaltar la "posibilidad de que el gas de Vaca Muerta llegue a Brasil" así como la "electricidad de Brasil llegue a nosotros".

Lula, quien ya fue presidente de Brasil por dos veces, valoró por su parte los acuerdos firmados y le agradeció a Fernández haberlo visitado en prisión cuando estaba encarcelado.

"Jamás olvidaré la solidaridad del pueblo argentino. Quiero decir públicamente gracias compañero por todo el cariño demostrado en aquel momento y por el cariño en esta nueva relación entre Argentina y Brasil", expresó.

El presidente brasileño ponderó la relación con los expresidentes Eduardo Duhalde, Néstor Kirchner y Cristina Fernández, que calificó de "privilegiada".

En ese aspecto, aseveró que Brasil "históricamente vivía de espaldas a Sudamérica y mirando hacia Europa" y en su gestión Argentina "paso a ser tercer socio comercial de Brasil".

Lula se congratuló de que "hoy se ha retomado una relación que jamás debería haber sido detenida".

En otro pasaje de su declaración, el presidente de Brasil expresó una "pedido de disculpas al pueblo por todas las groserías" proferidas por Bolsonaro.

"Yo digo que es un genocida por la falta de cuidado y de la responsabilidad y por todas las ofensas que le dijo al presidente Fernández", subrayó.

Al respecto, amplió que Brasil "no tiene el derecho de buscarse enemigos, tenemos que construir socios".

Por último, prometió que "cuando termine mi mandato la relación será la mejor relación, no porque tenga preferencia sino porque Argentina es un gran país, ya que fue la quinta economía del mundo".

"Puedo afirmar que hoy es el comienzo de una nueva historia, estén seguros, Argentina será tratada con el cariño y el respeto que siempre se mereció y ni el futbol nos dividirá porque los intereses son más importantes y seremos socios en todas las cosas", concluyó.

La reunión se realizó en el Salón Eva Perón y estaban acompañados por los respectivos cancilleres, Santiago Cafiero y Mauro Vieira, y los ministros de Economía de Economía, Sergio Massa y Fernando Haddad, respectivamente, como también por las primeras damas, Fabiola Yáñez, y Janja da Silva, informaron fuentes oficiales.

También estuvieron presentes la secretaria de Asuntos Estratégicos, Mercedes Marcó del Pont, y el embajador en Brasil, Daniel Scioli, por Argentina, y por Brasil, el asesor presidencial, Celso Amorín, y el embajador de ese país en la Argentina, Reinaldo Salgado.

Pese a que el programa oficial estipulaba una reunión bilateral de casi una hora, se extendió desde pasadas las 11, hora en que Lula ingresó a la Casa de Gobierno, hasta las 13.

A las 13.05, ambos presidentes ingresaron al Salón Blanco y se firmaron convenios en materia de defensa, salud, ciencia, economía y cooperación antártica.

Más de Política