El proyecto geopolítico de Kicillof: puertos, hidrocarburos offshore y Canal Magdalena

El Gobernador Kicillof enfrenta desafíos importantes en su gestión, pero más allá de ello tiene una mirada que no es común en los políticos argentinos de peso. Su proyecto tiene tres importantes ejes geopolíticos desde la Provincia.

Por Lic. Luciano Ronzoni Guzmán *

La geopolítica es la ciencia que estudia la influencia de la geografía humana y física sobre la política y los vínculos internacionales. Es claramente una ciencia social.

Golpeada y denostada durante bastante tiempo por las tesis liberales de cooperación, en un mundo con actores aparentemente estables regidos por instituciones colegiadas basadas en una potencia triunfadora de la guerra fría, EEUU. Ahora vuelve ahora al lugar de estrellato que siempre tuvo.

Hoy aquí y allá se habla de recursos estratégicos, capacidades, potencialidades y expansiones hasta en países, que, como el nuestro, juegan en una aparente segunda división internacional y todos luchan por una mayor autonomía, en un mundo que ahora es multipolar con una superpotencia económica desafiante, China, otra militarmente revisionista como es Rusia y los Estados Unidos que no quieren perder su preponderancia.

En toda esa maraña, de contradicciones y acuerdos, Argentina busca su lugar, su voz y su tajada de torta formando parte de espacios internacionales clave como los BRICS, entre varios otros, con recursos más que importantes: alimentos (que sostiene los sistemas biológicos), litio (que son la base de las nuevas baterías y acumuladores) e hidrocarburos (que siguen teniendo una importancia crucial en la generación eléctrica por más quijotescos molinos de viento que se instalen).

Pero, el querido lector se preguntará, ¿Qué tiene que ver todo esto con el Gobernador Axel Kicillof y sus problemas cotidianos en la gestión de la Provincia más grande del país y con mayor nivel de problemáticas superpuestas?

Todo y mucho.

De sólida formación económica heterodoxa sabe la importancia que tiene un sistema material para sustentar la política, crearla y darle vida. Su proyecto político está indudablemente ligado al despegue económico y el desarrollo del espacio territorial que hoy está gobernando.

Es que Kicillof tiene el sueño de convertir a la provincia en una superpotencia hidrocarburífera dentro del país tanto por su capacidad de producción, como de refinamiento y de transporte hilvanando todas las patas del juego. Y transformando a la Provincia en un polo que juegue en primera en varios ítems internacionales y con ello sea el motor de tracción del país.

En todo ese juego de poderes, de tronos, de roscas, Kicillof está "leyendo" cosas que otros no. Su mente está unos casilleros adelantados a las jugadas, al menos en todos estos temas.

El Polo Gasificador Exportador Bahia Blanca - Quequén

Nadie duda de que "Vaca Muerta", ese polígono ubicado en Neuquén, en muy poco tiempo pasará a ser una bomba gigantesca de gas y nadie se miente con respecto al rol que va a tener en el mundo, fundamentalmente en la producción eléctrica. Es un combustible relativamente limpio comparado con el carbón y el petróleo. Y mucho de lo que está pasando en Europa en este momento ocurre por quien controla la llave de este fluido. Se sabe que inyectará miles de millones de dólares a la economía argentina. Pero, el preciado combustible no viajará solo a los lugares de consumo tanto del exterior como del interior del país. Para eso se necesita terminar gasoductos y la construcción de enormes plantas industrializadoras.

Para Kicillof, no hay dudas de donde se ubicarán estos centros: "Dimos una lucha muy grande por los intereses de la provincia, pero particularmente por Bahía Blanca porque creo que es el puerto del futuro de la Argentina, en todo lo que tiene que ver con hidrocarburos tiene un papel fundamental", sentenció recientemente en la reunión con directivos de YPF quienes a su vez lo hicieron con los de Petronas, la enorme petrolera nacional malaya detrás del asunto.

El segundo puerto gasificador que tiene en mente Kicillof es el de Quequén con potencial de gran calado, que ya es unos de los principales para la exportación de cereales y oleaginosas. Sería la segunda baza en importancia, algo menor a lo que planea para Bahia Blanca pero igualmente de gran escala, desde donde también saldrán tanqueros de gas al exterior con sus correspondientes refinerías.

La Vaca Muerta del Mar (Producción Off Shore en la Costa Atlántica Bonaerense)

Las ambiciones de Kicillof no se detienen con que su provincia sea un centro logístico y ser el centro refinador más importante del país con los nodos de La Plata - Ensenada, Zárate - Campana y Bahía Blanca) también quiere que sea un polo productor hidrocarburífero tanto o más grande que el de Neuquén. Se confirmó que hay chances de que enormes bolsas de gas y petróleo estén en el mar argentino, a unos 350 kilómetros de la Costa Atlántica y su feliz ruido de veraneo.

Aunque todavía no estén realizados los estudios pertinentes por la presión de lobby de Greenpeace y otras organizaciones que están representando permanentemente el interés británico, en las cuales muchos ambientalistas incautos caen por su buena voluntad, la sospecha es casi una certeza.

En Namibia, África del Sur fueron halladas cantidades abismales de hidrocarburos equivalentes a entre 1 mil y 4 mil millones de barriles de petróleo, pasando a ser una de las cuencas más grandes del mundo. Eso solamente en lo que se exploró. Y hay mucho más.

Namibia queda a 7 mil kilómetros de nuestras costas. Es cierto. Pero eso no significa nada en el mundo de los combustibles. Ya que en la época en que se fomaron la distancia entre ambos continentes era de solo 200 kilómetros, la misma que existe entre la Ciudad de Dolores y la Ciudad de Buenos Aires. Y en geografía petrolífera no hay razones para pensar, que de un lado se haya quedado todo y del otro lado nada. Si hay allá, hay acá. Después, faltará saberse cuanto será. Pero nadie espera que sea poco. Y para eso se harán los sondeos.

El área CAN102 está casi al límite con Uruguay frente a la franja de San Clemente del Tuyú a Pinamar, pero es CAN100 frente a Mar del Plata, el que tendría el potencial de generar tanto combustible como "Vaca Muerta". Se espera que sea más gas que petróleo que no se descarta tampoco.

Hay otras áreas que también que aportarán lo suyo, si todo se confirma formarán un conjunto fenomenal que sin duda cambiará el poderío de las ciudades costera con cientos de miles de puestos de trabajo, refinerías polos petroquímicos, nuevas industrias de todo tipo, abastecedoras, de logística y eso sin contar el "toco" de miles de millones de dólares que entrarán al país también por esta vía. 

Mar del Plata, como piedra angular del proyecto, pasará a ser una de las ciudades más grandes y desarrolladas del país y su bonanza se derramará a todas las ciudades cercanas, al sur, al norte y al oeste. Al este, solo el inmenso mar y su rico gas y petróleo. Y las playas y el veraneo que en nada serán afectadas.

Pero no solo eso, el gas que llegaría como centro logístico desde Neuquén y el que provendría desde el mar abre la puerta a la producción a escala mundial de fertilizantes de los cuales Brasil e incluso nuestro país son dependientes para la producción agropecuaria. Ni siquiera imaginen la importancia alimenticia que tiene para Europa y otras potencias contar con este insumo clave escaso y vital para cultivar. Argentina podría ser una potencia que domine no solo la producción de alimentos si no la de insumos para producirlos.

El Canal Magdalena

El último ítem de esta extensa nota es otra obsesión geopolítica de Kicillof, que es la construcción del llamado Canal Magdalena. No es una idea del Gobernador, si no de fuerzas nacionales, sociales e industriales de muchos años atrás, que Kicillof hizo propias y ahora las impulsa con fuerza.

La idea aparente es que crear un canal de gran calado a la altura de Magdalena que le daría a los puertos argentinos y especialmente a los puertos marítimos bonaerenses, un gran dinamismo y una reducción de costos, porque evita el tramo que hoy obliga a los barcos argentinos a pasar por el puerto de Montevideo para salir al exterior, dándole "al país que hace esquina", un poder desproporcionado con respecto a su potencia económica y geográfica regional.

Todos los servicios logísticos que hoy presta Uruguay con sus costos más altos se establecerán en la costa atlántica y rioplatense bonaerense con astilleros, talleres, proveedurías, almacenes, agencias marítimas, centros de carga en puertos en la zona (existentes y nuevos) dinamizando la región y preparándola para lo que viene y que anteriormente fue mencionado. La hidrovía fluvial argentina desde el norte del país también será beneficiada de forma directa con menores costos y salidas más rápidas al exterior.

Pero esto es geopolítica y no solo especulación comercial y económica. La verdad es que un proyecto de estas características trasladaría todo el poder marítimo a la Provincia de Buenos Aires y dejaría en un lugar de puertos de cabotaje al de Montevideo y el de la Ciudad de Buenos Aires, que se especializarían en poco más que turismo. Ni siquiera mencionamos los centros financieros que podrían instalarse de este lado con todo este panorama. Tampoco nos hemos explayado en la conversión del Mega puerto La Plata Tec que intenta desarrollar en Berisso - Ensenada.

Todo esto vuela en la mente de Kicillof. Si será posible, solo el tiempo lo dirá.

Pero, hoy por hoy es uno de los pocos que lo está viendo venir.

* Sociólogo y Analista Geopolítico

Más de Política