Tigre: un hombre murió por la picadura de una "araña del rincón"

Un hombre de 52 años fue picado por una araña de rincón y a los tres días tuvo una falla multiorgánica que le causó la muerte. Ocurrió a principios de este mes en la localidad bonaerense de Benavídez, partido de Tigre.

Un hombre de 52 años fue picado por una araña de rincón y a los tres días tuvo una falla multiorgánica que le causó la muerte. Ocurrió a principios de este mes en la localidad bonaerense de Benavídez, partido de Tigre. Su familia denunció que no fue atendido como requería y que no le hicieron los exámenes necesarios para diagnosticarlo a tiempo.

Todo comenzó el martes de 6 de septiembre, cuando Gustavo Occelli comenzó a sentirse mal. Tenía "fiebre alta, decaimiento, nauseas, escalofríos y una lesión necrótica en su mano" derecha, describió Melina, una de sus hijas. En consecuencia, lo llevaron al Hospital de Diagnóstico Inmediato (HDI) de Benavídez. Allí le dijeron que se trataría de "una picadura de insecto, aparentemente de araña", por lo cual le recetaron un medicamento y también un analgésico para la fiebre.

Sin embargo, los malestares no cesaron y horas después Gustavo concurrió a la guardia del Hospital de Pacheco, donde le dijeron que debía esperar que el antibiótico hiciera efecto. "Mi mamá le cuenta lo sucedido al personal de ventanilla, que se niega a brindarle la atención, excusándose porque mi papá ya tenía un tratamiento indicado y que debía esperar cinco días para que el antibiótico actuara", relató la hija.

Ante la insistencia para que lo atendieran, finalmente a Gustavo le dieron "ibuprofeno y una inyección intramuscular de penicilina para que volviera a su casa". Pero su cuadro continuó agravándose y comenzó a vomitar sangre. "El jueves, la salud de mi papá había empeorado. Cansados de la mala atención recibida, mi papá concurre a los consultorios Santa Catalina de Benavidez acompañado de mi hermano", continuó la hija. Cuando llegó a ese lugar, Gustavo se desmayó.

El hombre fue derivado de urgencia al Hospital de Garín, "donde lo atienden con rapidez, ya que no podía ni caminar y estaba muy débil". Le hicieron estudios y el parte indicó que tenía una "hemorragia interna, que (los médicos) creían que provenía del estómago y que tenía comprometidos sus pulmones por neumonía", repasó Melina.

Y siguió: "Cuando salen los análisis los valores estaban muy alterados. Mi papá tenía anemia, las plaquetas bajas, por lo cual su sangre no coagulaba, y la bilirrubina alta, entre otras. Su cuadro era grave, por eso deciden trasladarlo al Hospital de Escobar".

El cuadro de Occelli continuó agravándose y falleció al día siguiente en ese centro de salud por un paro cardiorrespiratorio. "Cuando concurrimos al hospital, el doctor que estaba de guardia nos dice que su muerte fue a causa de una picadura de araña venenosa que había causado la necrosis en su mano y la posterior falla multiorgánica que derivó en su muerte", dijo la hija.
Según los familiares, Gustavo era un hombre sano y no había tenido problemas de salud. Por eso, denunciaron públicamente al HDI y al Hospital de Pacheco por "el mal accionar y la negligencia del personal de salud, quienes en ningún momento solicitaron la realización de algún tipo de estudios para detectar tempranamente lo que estaba ocurriendo", y "para que esto no le ocurra a nadie más".

De acuerdo al Ministerio de Salud de la Nación, la "araña de rincón", "araña violín" o Loxosceles es una especie pequeña de hábitos lucífugos, no agresiva, de coloración marrón. Su tela es muy blanca y algodonosa y es "simple de identificar por la similitud a la figura de un violín que posee en su cefalotorax".

Se la puede encontrar normalmente en hábitos domiciliarios, detrás de muebles, cuadros, zócalos, espejos, lugares secos y oscuros en los que se esconde. Para evitar que se multipliquen, es necesario limpiar periódicamente los hogares y sus alrededores.

La mortal "Araña del Rincón"

La araña de rincón (Loxosceles laeta) es la más difundida en América del Sur y su mordedura es de alto poder patógeno.

El cuerpo de la Loxosceles laeta o «araña de los rincones» mide entre 8 y 12 mm de largo, alcanzando con las patas extendidas hasta 45 mm. Es de color pardo, siendo el cefalotórax más claro que el abdomen, con una mancha oscura en forma de violín, con la base dirigida hacia delante (ver imagen).

El macho es de tamaño similar, con un cuerpo y patas más delgados. Ha sido encontrada en el 41% de las viviendas urbanas y 24% de las rurales.

Otro método también útil para reconocer la araña del rincón está usando el patrón de ojos. La mayoría de las arañas tienen ocho ojos dispuestos en dos filas de cuatro, pero las arañas del rincón tienen seis ojos dispuestos en tres pares, un par anterior y dos pares de ojos laterales, uno de cada lado.

Es una araña de hábitat preferentemente domiciliario; es tímida, solitaria, sedentaria y desarrolla su actividad generalmente en la noche. Suele encontrarse en la vivienda de los seres humanos, tejiendo su tela en los rincones altos y sombríos, detrás de los cuadros y guardarropas.

Su venenos es en parte proteico y termolábil. Tiene propiedad necrotizante (muerte de tejido), hemolítica (muerte de los glóbulos rojos), vasculítica y coagulante. En la piel provoca graves alteraciones vasculares, con áreas de vasoconstricción y otras de hemorragia, que llevan rápidamente a la isquemia (falta de sangre) local y a la constitución de una placa gangrenosa. Si el veneno alcanza la circulación sistémica, ya sea por inoculación directa en un capilar o por alteración en la permeabilidad, ejerce el gran poder hemolítico, que es el aspecto central en el loxoscelismo cutáneo-visceral.
Agujas de Inoculación

 La mordedura de araña es sólo en defensa propia. Puede ocurrir durante todo el año, pero es más frecuente en primavera y verano. Generalmente ocurre al comprimirla contra la piel durante la noche cuando la persona duerme (38%) o al vestirse (32%) con ropa colgada en armarios. La mordedura es frecuente en cara y extremidades. La araña es vista en el 60% de los casos e identificada en el 13%.

Los cuadros producidos por la mordedura de las arañas del género Loxosceles se conocen como loxoscelismo y adopta dos formas clínicas:
1.- Loxoscelismo cutáneo (aproximadamente el 90% de los casos) y
2.- Loxoscelismo cutáneo visceral.

Es muy importante controlar cualquier tipo de loxoscelismo durante las primeras 24 a 48 hrs. y estar atentos a la aparición de síntomas y signos sugerentes del cuadro visceral.

Recomendaciones

Mantener normas de aseo, higiene y orden en todos los recintos, rincones, detrás y debajo de muebles y cuadros y, en los alrededores de las edificaciones. Una prolija aspiración es un buen método que debe repetirse periódicamente.

Eliminar las posibilidades de acceso y hábitat de los arácnidos, cerrando orificios y aberturas en muros, cielos y pisos.

Al ingresar a un recinto oscuro, sucio o que haya permanecido cerrado por mucho tiempo, hacerlo con precaución, iluminando con una potente linterna y provocando ruido de modo de alertar y dar tiempo a la araña para que se aleje de usted.

Separar las camas de los muros.
No colgar ropas ni toallas en los muros.
Revisar y sacudir la ropa y zapatos antes de ponérselos.
Revisar la cama y rincones antes de acostarse.
Evitar que los niños jueguen en el interior de closets o con cajas que no hayan sido previamente revisadas por un adulto responsable.
Antes de realizar una mudanza, revisar y limpiar sus enseres.
Usar «aracnicidas» adecuados y autorizados.
Educar sobre estas materias a su grupo familiar y personas cercanas.
Acudir rápidamente al centro de salud si sospecha haber sido mordido por una araña.
Tratar de capturar el arácnido agresor para llevarlo al centro de salud e identificarlo.

Más de INFO +