Parálisis del sueño: los terrores de las pesadillas en el mundo real

Éste trastorno se produce en la transición entre el sueño y la vigilia y se caracteriza por el hecho de estar despierto, sin posiblidad de moverse, e incluso puede generar alucinaciones.

Por Belén Mogno.

Es de madrugada; la oscuridad y el silencio reinan dentro de la habitación. El único sonido que apenas se percibe es el de una suave respiración que indica que estamos dormidos.Sin embargo, de pronto algo nos perturba.

Estamos despiertos y una sensación de incomodidad nos invade. Abrimos los ojos y algo extraño sucede; no podemos movernos; nuestro cuerpo se convierte en una prisión que nos atrapa y lo peor es que, ya no estamos solos.

Desde los rincones de la oscuridad emergen unas figuras negras que se apoderan de nuestra habitación. Los terrores de nuestras pesadillas cruzaron el umbral y ahora están aquí, con nosotros. Queremos huir, pero nuestra inmovilidad nos obliga a permanecer allí.

La desesperación y el miedo se cuelan en nuestros huesos, hasta que de pronto, una fuerza salvaje brota desde nuestro interior y en una fracción de segundo, podemos movernos otra vez. Las terroríficas figuras desaparecieron y en nosotros solo permanece la angustia del momento vivido y de no entender qué ocurrió.

Lo que nos sucedió fue un episodio de parálisis del sueño, un trastorno que se produce en la transición entre el sueño y la vigilia y puede ocurrir en el momento previo a conciliar el sueño o al despertar.

En primera persona

Leonel Castro (zona oeste de la pcia de Buenos Aires) casi se podría decir que convive con ese enemigo que lo ataca cuando duerme. Cinco años atrás tuvo lugar uno de los episodio más traumáticos para el joven.

"Siempre me pasa de la misma forma. Son tres pasos: sueño, pesadilla, parálisis. En ese orden, siempre. Un sueño normal como el que tienen todos, un viaje, una situación con algún amigo. Ese sueño siempre se convierte en pesadilla de un segundo al otro y cuando me despierto de esa pesadilla tengo una sensación de muerte que me recorre todo el cuerpo", relató Leonel.

Uno de los episodios más traumáticos que vivió fue hace exactamente cinco años atrás. En ese entonces, el joven atravesaba por una situación personal compleja y el estrés y la angustia estaban a la orden del día. Una noche de verano, mientras dormía, Leonel vivió una de las peores experiencias con su parálisis del sueño.

"Soñaba que me subía a un colectivo con alguien, nos reíamos. Hasta ahí era un sueño normal pero después yo sentía que había alguien que me estaba observando. Era un policía que cuando me estaba por bajar se paró delante mío, me miró y me dijo vos no te vas a bajar de acá ahí se convirtió en pesadilla", recordó.

Tal como había sucedido antes, la parálisis del sueño se quiso encaprichar con Leonel. "Me moví como un loco para despertarme. Cuando lo hice la vi a mi mamá y sentí una paz absoluta porque me había escuchado. Pero cuando estaba aclarando la visión, me di cuenta que esa figura que estaba al lado mío no era mi mamá y que con sus brazos con los que me estaba abrazando empezó a intentar ahorcarme".

Parálisis del sueño: génesis y características

El primer registro de un episodio similar a éste trastorno se remonta a 1664, cuando el profesor de anatomía y medicina holandés, Van Isbrand Diemerbroeck expuso el caso de una mujer que, al momento de dormir, sintió que no podía moverse y una fuerte presión en el pecho. Además, tuvo alucinaciones visuales y auditivas a las cuales consideraba como demonios que intentaban dañarla.

La psicóloga Marcela Avezzano explicó que la parálisis del sueño consiste en "un trastorno caracterizado por un estado consciente de inmovilidad involuntaria. Se encuentra tipificado como un trastorno primario del sueño, porque no es consecuencia de una enfermedad mental, sustancias o enfermedad médica".

"Surge como efecto de alteraciones internas de los mecanismos del ciclo sueño-vigilia, y algunas de sus causas pueden responder a factores externos: horario de sueño irregular, dormir en posición supina, aumento de la ansiedad, uso excesivo de estimulantes, fatiga física, cambios significativos de la vida", entre otros", detalló la especialista.

En ese sentido, Leonel recordó la primera experiencia que sufrió con este trastorno y la situación en la que se encontraba en ese entonces. "Yo me había separado hace muy poquito. Estaba super estresado y mi sueño había cambiado muchísimo".

"Era a la tarde, me acosté a dormir la siesta y a los 15 minutos me desperté y me vi a mí mismo de chiquito y a alguien más que no conocía. Después me di cuenta que era yo pero de muy grande, estaban uno frente del otro. Yo no podía moverme y esas personas se ponían a caminar, una hacia la otra", relató el joven ilustrador con su voz entrecortada, como si el miedo cobrara vida nuevamente.

Tal como en un viaje en el tiempo, Leonel continuó con su narración "Yo tenía la sensación de que me estaba por morir; y cuando estas personas llegaron a encontrarse logré mover los brazos. Me empecé a agarrar del cuello con las manos porque sentía que me estaba muriendo y cuando logré volver a respirar me puse a llorar porque no sabía lo que me había pasado".

¿Cómo detectar y abordar la parálisis del sueño?

En relación al diagnóstico de éstos episodios mencionado, Avezzano explicó que "los criterios apuntan a diferenciar dicho trastornos de otras problemáticas asociadas al sueño y uno puede ser que el paciente se queja de no poder mover el tronco o extremidades en el sueño, al dormirse o despertar".

Entre los indicadores que pueden dar cuenta de casos de parálisis del sueño, la especialista mencionó: "Breves episodios de parálisis del músculo esquelético parcial o complets; los episodios pueden estar asociados con alucinaciones hipnagógicas o hipnopómpicas". En cuanto al "tratamiento", la psicóloga indicó que "el abordaje desde el dispositivo psicológico varía según las corrientes teóricas y las herramientas de intervención y desde el psicoanálisis no existe una modalidad específica para el abordaje de dicho trastorno".

"Resulta necesaria la interconsulta y articulación con áreas de la medicina (psiquiatría, neurología) cuya especificidad apunta al tratamiento de los síntomas físicos y fisiológicos. De esta manera el psicoanálisis podría penarse como un abordaje complementario que punta a la escucha del sujeto que padece, haciendo foco en la singularidad del paciente y en el caso por caso", concluyó la psicóloga.

Más de INFO +
Qatar 2022, las cuatro grandes selecciónes candidatas
INFO +

Qatar 2022, las cuatro grandes selecciónes candidatas

De acuerdo con cálculos realizados por la empresa de estudios y análisis deportivos Euromericas Sport Marketing, las 32 selecciones llamadas a Qatar suman un valor total de mercado de 10.770 millones de dólares, cifra que supone un récord y supera ampliamente la cotización de las que acudieron a Rusia 2018, cuando la valoración conjunta de las participantes se quedó en 9500 millones.